TIPS ¿Cómo entregar los trabajos?

10 tips para enviar a imprenta tus archivos

1- Medidas Reales.

Desde que abrís el programa de diseño (Illustrator, Photoshop, etc.) tenés que trabajar en la medida real. Cuando trabajas en un diseño que se va a imprimir, tenés que tener muy claro el formato final, ya que si lo hacés más pequeño, no lo podrás ampliar porque va a perder calidad.

Con respecto a las imágenes, lo ideal es que sean del mismo tamaño al que vamos a necesitar en el archivo, para así no forzarlas y perder calidad y resolución.

2- CMYK.

El CMYK (Cian, Magenta, Amarillo, Negro) está hecho especialmente para imprimir. También puedes trabajar con colores Pantone, siempre guiándote por una pantonera. Algo que tienes que saber y tener en cuenta, es que cuando trabajes con CMYK o Pantone es que el color que veas en la pantalla va a variar un poco al momento de verlo impreso.

Tenés que borrar de tu mente que existe el RGB cuando se trata de un diseño que se va a enviar a imprenta, debido a que éste es utilizado para aplicaciones para pantallas cómo por ejemplo: páginas web, aplicaciones móviles, TV, etc.

3 – Márgenes.

Adicional al margen que utilizas en el formato que estás trabajando, debes dejar un margen externo de entre 3 y 5 milímetros.

Esto es importante y no puede faltar en el caso de que tu diseño tenga sangre, es decir, que tu diseño ocupe todo el formato con una foto o un fondo de color, el cuál debes extender hasta esos 3 o 5 milímetros externos para evitar que queden espacios en blanco cuando en la imprenta se haga el corte.

4- Lineas de corte.

Al momento de guardar el archivo configuremos las líneas de corte para que al momento de enviar a imprenta, sepan que es un diseño con sangre.

5- Resolución.

Así como existe un formato de color para imprenta y otro para pantallas, también está la resolución de las imágenes o de los documentos.

Al momento de crear el archivo para comenzar a diseñar, así como especificás las medidas, también debés especificar la resolución. Para imprenta debe ser 300dpi (punto por pulgada) y todas las imágenes que incluyas en ese archivo deben llevar la misma resolución, sino no te extrañes que al imprimirlas salgan pixeladas.

Cuando descargas una imagen de internet, el común que encontrarás, es que las imágenes estarán en 72dpi, así que debes ir a Photoshop (o el programa de edición de imágenes de tu preferencia) y modificar de 72dpi a 300dpi. También debes saber, que el tamaño de la imagen va a disminuir, así que verifica que siga siendo suficientemente grande para el tamaño que necesitas.

6- Convertir a curvas.

Hay que convertir TODO en curvas para que las tipografías se mantengan tal cual las utilizamos. Una vez que terminamos el diseño y las correcciones, hacemos en forma automática y guardamos el archivo. De esta manera nos quedamos tranquil@s que todo permanecerá en su lugar.

7- Pruebas de impresión.

Siempre es recomendable que antes de enviar el trabajo completo a imprimir hagas una prueba en la máquina que va imprimir tu trabajo, para que la revises y apruebes, ya que pueden haber variaciones de lo que veías en tu pantalla y de como sale impreso. Además de descubrir cosas que podrías mejorar y no te dabas cuenta cuando lo estabas preparando.

8- Degradados.

Si por alguna razón te toca utilizar degradados en tus diseños impresos SIEMPRE realizá pruebas, ya que este efecto suele ser complejo y al momento de imprimirlo, aparecer cosas que en tu pantalla no veías.

9- Ortografía.

No pueden haber errores de este tipo en tus diseños. No es agradable y comunica en forma negativa sobre tus servicios o productos, así que por muy básico que esto te pueda parecer, es importante que siempre lo revises y que se lo envíes a 2 personas de tu confianza para que ellos puedan darle una mirada nueva.

10- Tamaño de Tipografías.

Muchas veces realizamos un diseño y el texto es super legible, pero cuando lo mandás a imprimir las letras son poco legibles, por eso es importante que utilices en un mismo diseño 1 ó 2 familias tipograficas, tamaño razonable (que lo vas a terminar de chequear cuando veas la muestra impresa) y con espacio entre sí. No siempre un texto en letra grande será más legible, hay que ir jerarquizando, y a veces puede quedar mejor cuando las letras son más pequeñas. Con mucho trabajo y entrenamiento vas a conseguirlo.

Resumiendo:
  1. Medidas reales.
  2. Trabaja con colores CMYK.
  3. Margen de 3 a 5 milímetros.
  4. Lineas de corte
  5. Resolución 300 dpi.
  6. Curvas.
  7. Pruebas de impresión.
  8. Degradados
  9. Mucho cuidado con la ortografía.
  10. tamaño de tipografías.

Deja un comentario